martes, 26 de febrero de 2013

MARTXOAK 3: La masacre de Gasteiz


El 3 de marzo de 1976 cinco obreros fueron asesinados por la policía en Vitoria-Gasteiz. Sus nombres: Pedro María Martínez Ocio (27 años), Francisco Aznar Clemente (17 años), José Castillo (32 años), Bienvenido Pereda (30 años) y Romualdo Barroso Chaparro (19 años).

Para aquel fatídico día se había convocado una jornada de Huelga General y miles de trabajadores se reunieron en asamblea en la Iglesia de San Francisco de Asís, en el barrio gasteiztarra de Zaramaga. Ya desde bien pronto por la mañana se habían producido algunos heridos de bala y el clima de tensión era evidente.

Alrededor de las 16:45 la policía cercó la Iglesia impidiendo la entrada de más personas. Tanto la gente que intentaba entrar como salir era brutalmente apaleada por los agentes, y al poco tiempo la policía comenzó a lanzar botes de humo al interior de la Iglesia asfixiando a los que estaban dentro para así obligarles a salir. Dentro cundió el pánico y la gente empezó a salir corriendo y a romper las ventanas para poder respirar.

Mientras tanto la policía que rodeaba la iglesia disparaba con fuego real a los trabajadores que intentaban huir del interior de la misma. En las conversaciones de radio que mantuvo la policía aquel día se escucha como los mando policiales comentan orgullosos que han “contribuido a las palizas más grandes de la historia” y que “aquí ha habido una masacre”. Audio1 / Audio2

Las primeras noticias después de los sucesos eran confusas y en un principio no se tenían noticias concretas del número de muertos y heridos. Finalmente aquella masacre dejó una cifra de 5 muertos y alrededor de 100 heridos. El entierro de las victimas fue multitudinario y supuso un símbolo de unidad y resistencia frente a aquella atrocidad.

A día de hoy nadie ha pagado por sus responsabilidades en aquellos asesinatos, y las victimas no han sido reconocidas por todas las fuerzas políticas. Tuvieron que pasar 36 años (2012) para que una representante del Gobierno Vasco acudiese a un homenaje en su recuerdo.

Manuel Fraga Iribarne murió tranquilamente y con total impunidad a pesar de sus responsabilidades tanto al frente de las fuerzas de seguridad, ya que era Ministro de la Gobernación, como de sus cargos como ministro de Información y Turismo ( Ministerio encargado de la censura y la propaganda del régimen franquista) durante la dictadura.

Durante una rueda de prensa dos días después de la masacre, Fraga dijo: "Que este triste ejemplo sirva de gran lección para todo el país en los meses próximos". Estas palabras evidencian la intención que tenía aquel gobierno de inducir miedo a la población para que permaneciese callada y el talante de este personaje al que aún hoy veneran amplios sectores de la sociedad española. Un fascista reconvertido en "demócrata" y fundador del Partido Popular, heredero de su ideología.



No fueron las únicas víctimas de la violencia policial aquella semana. El 5 de marzo fue asesinado por la policía en Tarragona, Juan Gabriel Rodrigo, mientras se manifestaba por los sucesos del 3 de marzo, y pocos días más tarde, el 8 de marzo en Basauri, Vicente Anton Ferrero recibió un disparo en la cabeza por parte de la policía mientras participaba en otra manifestación.




Aquí un video en recuerdo de otros de los asesinatos en los que Fraga estuvo involucrado.

Otros de los responsables aún siguen vivos, y para su vergüenza y para que a nadie se le olvide aquí dejo sus nombres y cargos en aquella época:


  • Rodolfo Martín Villa: Falangista. Desempeñó numerosos cargos de responsabilidad en los Gobiernos Franquistas. En 1976 Ministro de relaciones Sindicales. Después de la transición fue diputado durante varias legislaturas. Colabora ocasionalmente como tertuliano en la SER.
  • Alfonso Osorio García: En 1976 Ministro de la Presidencia. Perteneció a Falange Española de la JONS y ha ido pasando por numerosos partidos políticos de derecha hasta pertenecer al Partido Popular.
  • Todos aquellos mandos policiales y agentes que intervinieron en la masacre y cuyos nombres permanecieron en el anonimato, que no tuvieron el valor suficiente para negarse a apretar el gatillo.
Otras personas que ocupaban cargos de responsabilidad en aquella época eran: Carlos Arias Navarro como Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez como Secretario General del Movimiento, Jose Solís como Ministro de Trabajo, Rafael Landín Carrasco como Gobernador Civil, Manuel Lejarreta como Presidente de la Diputación, José Casanova como Alcalde de Vitoria y Monseñor Peralta como Obispo de la Diócesis de Vitoria.

El tres de marzo está próximo, y este año, al igual que se ha venido haciendo en ocasiones anteriores, se celebrarán diversos actos de recuerdo a las victimas que se cobró aquel día el terrorismo policial. Esperamos que la policía respete esta jornada de recuerdo y no detenga y cargue contra los manifestantes como viene siendo habitual en años anteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada